Cambio de filtros

Una de las principales claves para mantener el buen estado de su vehículo  es cambiar los filtros. Con los filtros nuevos tenemos muchas ventajas como, por ejemplo, un menor consumo de combustible. En un coche encontramos cuatro filtros fundamentales, cuyo estado y funcionamiento deberemos vigilar y cambiar de manera periódica. En el coche hay varios tipos de filtros, siendo los más habituales el de aceite, el de combustible, el de aire y el de partículas.

Filtro de aire: 

Cambiar el filtro del aire, en especial en los cambios de estación temporal. Es una parte importante del motor, pues está en juego si la suciedad entra dentro o no.

Generalmente, se recomienda cambiarlo cada dos revisiones. Lo más aconsejable, es que cada vez que se haga una revisión, comprobar el estado del filtro y ver que todas las fibras están en perfecto estado, y no están cubiertas por ningún tipo de suciedad que las dejen como lijas.

Filtro de aceite:

Normalmente, hay muchos propietarios que deciden alargar el cambio de aceite, esperando un par de miles de kilómetros más. Es necesario incidir en la importancia del cambio del filtro de aceite en su debido momento. Lo mejor es cambiarlo cada vez que se sustituye el aceite del motor, ya que es un componente muy barato y nos puede ahorrar más de un disgusto.

Filtro de combustible:

En muchas ocasiones, el vehículo puede funcionar mal debido a las influencias del mal estado del filtro. Puede incurrir en pérdidas de gasolina, así como un mayor consumo de combustible. Sin embargo, en el caso de los vehículos diésel, el filtro tiene una importancia mayor, ya que alberga la humedad que genera este tipo de combustible, por lo que su vida útil es menor.

Se suele recomendar un cambio del filtro de gasolina cada 60.000 km, aunque nosotros recomendamos hacerlo antes, sobre los 40.000 km. Por el contrario, en el caso de los diésel, sería aconsejable sustituirlo cada 30.000 km por los daños que pueda generar la humedad.

Filtro del habitáculo:

El mejor momento para cambiarlo es en temporada de primavera para eliminar cualquier rastro de suciedad y moho que se haya acumulado en otoño e invierno. La mejor opción es utilizar un filtro que sea de carbono, pues estos retienen más suciedad y duran más.

Nuestra recomendación es el se cambie una vez al año, o al menos cada 10.000 km, sobre todo si los pasajeros habituales son niños o ancianos.

 

En Motorclean, dispones de los servicios de cambio del filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible (diésel y gasolina) y sustitución del filtro del habitáculo. Déjate asesorar por nuestros especialistas en mantenimiento que examinarán con detenimiento el estado de los filtros de tu coche, y podrán realizar una revisión integral de Su coche.